viernes, 1 de julio de 2011

Suicida

La sangre se ha hecho oscura
por el paso del tiempo,
no dejo de mirarla, la sensación
es muy extraña.

Verme a mi mismo,
ahí tirado en el piso.
Sin respirar, ni sentir
incapaz de moverme.

Me contemplo,
solo en un espacio del tiempo
que se ha detenido
o perdido.

Ese soy yo,
el que con su sangre
inunda el ambiente,
olor a metal oxidado.

Una cuchilla
fue la ultima caricia
que pude sentir.
Como el amor
que nunca tuve.

Ámame muerte
y no dejes que viva.
Pero no me condenes
a ver mi obra.
Una nefasta para
los que me aman.

2 comentarios:

Begoña dijo...

Yo siempre abrazaría a la vida como se abraza a un enamorado. Siempre me inundaría con las risas, me llenaría con los rayos de un sol amarillo o con las gotas de lluvia fina. Yo celebro la vida, la respiro, la exprimo en su justa medida.

No me gusta la sangre, no soporto verla, me marea, porque se que si pierdo la suficiente dejaré de vivir. La vida es un regalo y no pienso perderme el mejor regalo que me han dado. Me han dado la oportunidad de ser. Todo lo demás puedo cambiarlo, mi forma de enfocar la vida también. Y solo enfoco la alegría.
Saludos

Paau dijo...

"no dejo de mirarla, la sensación
es muy extraña" lo dice todo
Fue la frase que me quedo.

Suerte, que termines bien la semana. http://idealutopico