miércoles, 17 de agosto de 2011

Lef


A mi amigo Alquicira, gracias por la inspiración.

Oh, vida.
Cuanto daño me has hecho,
no entiendo porque soy castigado
hay algo que no reconozco,
pero se que lo sufro.

Veo mi muerte
como algo extraño, ajeno a mi
pero familiar a los demás,
que ironía estar muerto
en vida, buscando perecer
y dejar de pertenecer
a este mundo.

Mi dolor es como un cáncer
que se contagia a los que amo,
me rodea y me impide respirar,
pero no me mata, me deja vivo
para contemplar el sufrimiento.

La parca me huye
y desconozco porque me teme,
aunque tengo una idea.
Marcas sobre mi piel
y pensamientos en mi cabeza
(cuchillas, puentes, sangre,
veneno, sogas y tristeza)
de suicidio.

No puedo acabar con mi vida
por mas que lo intento,
siempre hay algo que me salva
y que al final terminare lastimando.
Oh... ven por mi.

5 comentarios:

Domeriam dijo...

Me encanta y también me encantaría conocerte.

Domeriam dijo...

Me ha hecho muchísima ilusión que me respondieras, la verdad, no me lo esperaba. Me gustaría hablar contigo, si tú quisieras. Un beso.

Domeriam dijo...

Ya te agregué a mis contactos :) A ver si algún día coincidimos. Espero que te esté yendo bien. Un beso.

carmen dijo...

me encantaa! =)
felicidades! de verdad!

p.r. dijo...

conoces la historia de Eckart Tolle, que estaba en tal depresión y sufrimiento que a través de eso despertó.